Cerrar menu
Noticias

Foco en: Victoria Marambio, Consejo de Curso

27 de Noviembre , 2017

“Creemos que se puede reencantar a los estudiantes con la educación”

Conversamos con Victoria Marambio, Jefa de Comunicaciones de la organización Consejo de Curso, sobre el sistema educacional chileno, y cómo desde la sociedad civil se pueden impulsar cambios.  

¿Cómo llegaste al mundo social?

Tiene mucho que ver con mi experiencia educacional, a los 17 años me fui con una beca a Costa Rica, donde hice tercero y cuarto medio, a través de la red de Colegios del Mundo Unido, donde el trabajo social es muy importante dentro de las actividades extracurriculares. Ahí trabajé en una guardería para niños con padres con jornadas laborales extensas, estuve en un huerto orgánico, entre otras cosas.
Luego fui a estudiar mi pregrado en psicología por cuatro años en Estados Unidos, donde también trabajé en la organización Habitat For Humanity, muy parecido a Techo Chile, donde construimos casas en el verano.Una vez graduada me fui a vivir a Bélgica donde hice mi práctica en la fundación de educación Academic Cooperation Association, y finalmente el año 2015 me vine a Chile y llegué a Consejo de Curso.

¿Qué programas realiza Consejo de Curso en la actualidad?

Estamos en este momento con tres proyectos en paralelo, uno de ellos es la Academia de Verano donde estaremos en tres sedes (Estación Central, Providencia y Valparaíso), y esperamos alrededor de 1.200 estudiantes de séptimo básico a cuarto medio. En paralelo estamos con Verano Trampolín, que es nuestro programa de fomento lector y aprendizaje a través del juego para niños de 5 a 9 años, orientado específicamente a comunidades vulnerables de Peñalolén, Til Til, Isla de Maipo y El Monte. Y por último estamos con Aula 42, nuestra gran apuesta como fundación, porque ahora estamos empaquetando los mejores cursos que hemos tenido en la Academia de Verano, los subimos a la plataforma web y lo entregamos a colegios del país y eventualmente fuera de Chile, cursos que pueden ser para materias extracurriculares y también para unidades de currículo. Con profesores de Enseña Chile estamos diseñando estos últimos.

¿Cuál es el curso que más te ha gustado de la Academia de Verano?

Me encanta el curso “Cazadores de charlatanes”, un curso que ya llevamos haciendo por tres años con el profesor Jorge Albornoz, un abogado que hace esta clase de debate y argumentación, donde se enseña a distinguir los buenos discursos de los charlatanes, es muy choro y siempre está lleno. En las tres semanas que dura la academia ganan confianza en sí mismos y se entusiasman mucho.

¿Cómo ves el sistema educacional chileno, qué desafíos tiene?

Está muy encasillado en cómo se vienen haciendo las cosas hace mucho tiempo, un sistema que no está en línea con los cambios de la sociedad, con los cambios de la tecnología, es como un dinosaurio que se ha quedado estancado en el pasado. Veo jóvenes y niños desmotivados con eso, no es un sistema que esté pensando en sus intereses. Eso es lo que nosotros creemos, que todos somos inherentemente personas curiosas, ávidas de aprender, entonces tenemos que avanzar hacia un sistema que nutra y potencie ese interés. Nuestros programas tratan de apuntar a ese interés y reavivarlo, porque creemos que se puede reencantar a los estudiantes con la educación. Por eso el mundo de las fundaciones es tan importante, porque podemos actuar desde fuera, pilotear ideas a baja escala para luego implementarlas, hacer cosas distintas.

¿Cómo impactó el apoyo de Colunga en el programa Verano Trampolín?

Verano Trampolín ha crecido tremendamente desde esa primera versión que apoyó Colunga donde estábamos en una sede, y ahora  estamos en cuatro, entonces realmente significó muchísimo para nosotros poder escalar ese programa. Al final la única forma de escalar es mostrar resultados, el impacto, y con el apoyo de Colunga pudimos hacer eso.

Llevan dos años en ColungaHUB. ¿Cómo ha sido la experiencia?

Tiene mucho valor, desde lo práctico de donde estamos ubicados a poder recurrir a otras personas si tenemos una duda sobre diversos temas, estar rodeados de personas que están en lo mismo, pero sobre todo el espíritu que se respira acá, de equipo, de innovación, me encanta sentirme parte de algo más grande.  De repente falta tiempo para colaborar aún más con otras fundaciones.

 

ÚLTIMAS NOTICIAS